24.3.08

Escogiendo donde No Turistear

El banco suizo UBS publicó hace unos días su más reciente estudio que clasifica a las ciudades más caras del mundo, en términos de la compra de una canasta de bienes y servicios, incluyendo el precio de renta de una vivienda representativa. La lista es notablemente diferente a la del año pasado a causa de la depreciación de dólar así como la caída en los precios de la vivienda en EEUU. Nueva York ahora se ubica en quinto lugar y Chicago y Los Ángeles ya están considerablemente rezagados en la lista.

La ciudad más cara de América Latina es Caracas, sin duda a causa de las presiones inflacionarias y las distorsiones provocadas por los controles de precios, y es seguida por Sao Paulo, Río y Santiago. La ciudad de México es comparable a Bogota y a Vilnus. Buenos Aires y Lima están al fondo de la lista lo cuál significa que son los mejores destinos turísticos en términos de obtener más por el mismo dinero mientras que visitar Londres, Dublín y Oslo es prohibitivamente caro. Y a la inversa, esas últimas son las mejores ciudades para trabajar y ganar un sueldo estable.

Algunos fragmentos de la lista:


1 London 120.2
2 Oslo 112.3
3 Dublin 105.2
4 Copenhagen 102.6
5 New York 100.0
6 Zurich 97.7
7 Geneva 96.0
8 Tokyo 94.4
9 Helsinki 92.8
10 Paris 92.8
11 Luxembourg 91.9
12 Stockholm 90.8
13 Vienna 88.3
14 Amsterdam 86.2
15 Munich 84.9
16 Frankfurt 82.4
17 Sydney 82.2
18 Chicago 81.8
19 Brussels 81.7
20 Milan 81.2

.....

40 Caracas 68.6
41 Rio de Janeiro 66.5
42 Sao Paulo 64.9
43 Tel Aviv 64.6
44 Warsaw 63.5
45 Tallinn 63.0
46 Budapest 62.0
47 Ljubljana 60.2
48 Santiago de Chile 59.7
49 Taipei 56.4
50 Prague 55.9
51 Riga 54.8
52 Manama 54.8
53 Bucharest 53.7
54 Bratislava 53.5
55 Sofia 52.8
56 Mumbai 49.6
57 Bogota 49.4
58 Mexico City 49.1
59 Vilnius 48.3
60 Kiev 48.0
61 Bangkok 47.2
62 Nairobi 46.3
63 Jakarta 45.9
64 Johannesburg 45.5
65 Beijing 43.4
66 Manila 43.3
67 Shanghai 43.2
68 Delhi 41.4
69 Lima 39.3
70 Buenos Aires 34.4

1 comentario:

El Nahual dijo...

Con razón senti que en Londres estaba dejando mi vida empeñada.